Capítulo 1

17 de Octubre

Se acabaron las prisas por hoy… he dormido bien. No hay madrugón para ir al campo y después del desayuno vamos hasta la oficina del Parque Nacional para poner una queja por las incidencias de la visita de ayer… Nos dicen que cumplimentemos el impreso y que como el jefe no esta, que nos llevaran el dinero mas tarde al hotel, si no queremos repetir el safari. Como tenemos que viajar, pedimos el dinero.

Pasadas dos horas, volvemos para meter prisa y ya hay un funcionario de carguillo, que nos pide el recibo del pago, diciendo que las 7.700 rupias que hemos pagado, no pertenecen al parque y que no las puede devolver…Indagando resulta que de ese dinero, solo una tercera parte pertenece a las tasas del parque, las otras dos se las reparten a partes iguales aproximadamente el intermediario del hotel (que solo ha hecho cruzar una calle para reservar las entradas) y el conductor del camión, que es el que pone la inversión, el combustible, el mantenimiento…y por la cara que tiene y el pelaje que gasta… es un mindundi como cualquiera de nosotros… u peor.

Finalmente, el funcionario del parque, se niega a devolvernos el dinero de las entradas…porque se materializó la entrada al parque y estuvimos allí dos horas. El intermediario del hotel, hace lo propio porque dice que la incidencia no se debe a su entorno y que el solo cobra por hacer los trámites…y ambos apuntan al mindundi del camión…al que no tienen reparo en quitar el dinero y cargar las culpas sobre el… ¡Es fácil imaginar que uno se caga en todo lo cagable que se ponga a mano con cara o sentimiento de cada uno de estos tipos, que visten bien y andan mucho mas gorditos que el conductor del camión. Finalmente, el tipo del hotel, ejerce de perdonavidas y nos devuelve el dinero que recibió por cruzar la calle cuando lo amenazamos con incluir pésimas referencias de su instalación en los foros de Internet. De este modo, hemos recuperado las dos terceras partes del dinero que pagamos.

Acto seguido, cogemos el transporte y nos encaminamos a Jaipur, la capital de Rajastán, adonde llegamos pasadas las cuatro de la tarde.

18 de Octubre

Os estaba contando mi visita de ayer a Fort Amber, en Jaipur y cuando tenia el texto casi resuelto, la conexión se ha cortado porque se va la luz…y he de empezar de nuevo. Lo haré en otro momento… Esto es increíble, en un país que compra nuestra deuda nacional y se dice de economía emergente o se las quiere dar de otra cosa… en fin. Es fácil encontrar Fort Amber (Fuerte amarillo) en la web

Estoy en Barathpur, cerca de Agra. Ya estoy en Agra, y escribo tan cerca del Taj Mahal como el recinto de seguridad me lo permite. Solo he visto hoy de lejos su enorme cúpula de mármol blanco. Hay un día neblinoso que le resta esplendor. Parece humo de contaminación… Paso a contaros otra vez lo que había escrito sobre la estancia en Jaipur y alrededores.

Jaipur, la ciudad de Jai Sing II es la capital actual del estado de Rajastán. Tiene algo mas de 2 millones de habitantes y resulta una ciudad relativamente moderna en su parte nueva. En la zona antigua, me recuerda mucho a Marrakech, pues las paredes de sus edificios están pintadas de color almagra y la arquitectura es algo similar. La llaman la ciudad rosa.

Visitamos en primer lugar Palace City donde me sorprenden sus bonitas puertas con arcos ojivales, ornamentación policroma estilo Persa. Después subimos hasta Fort Amber, la fortificación que daba proteccion a la antigua ciudad de Amber, lugar donde los raiputs establecieron su capital cuando decidieron trasladarse hasta aquí desde Jodhpur.

La visita a Fort Amber me resulta muy interesante, tal vez porque la he podido hacer de forma pausada y mirando los detalles. Ubicado en lugar prominente, mantiene la linea de la mayor parte de las fortalezas que estamos viendo por este territorio, como es el caso de Mehrangarh si bien este parece menos robusto dada la menor altura de sus muros  y mas palaciego debido al entramado de rampas y escaleras que la ponen en conexión con el lago que yace a sus pies y en el que se encuentran jardines y estancias de recreo. Es curioso también el sistema de murallas que rodean la ciudad antigua y que se ajustan a la topografía de las empinadas montañas de modo parecido a la Gran Murallla China, de la que resulta cierta reminiscencia.

Amber Fort esta construido básicamente con sólidos muros de arenisca roja que se han revestido con mortero de cal y pintados de amarillo. Así, de color albero claro muestra sus fachadas principales al visitante. La roca ornamental, es una combinación de arenisca roja, caliza blanca y mármol blanco, en ocasiones profusamente tallada. Me ha sorprendido aquí este labrado de la piedra, en la que los indios y mongoles se muestran maestros de alto nivel.

Los arcos de las grandes puertas son de ojiva apuntada, con media bóveda interior que recuerdan al estilo persa de aquellas ciudades principales. El estuco, de fino acabado en marmolina, se ornamenta profusamente con motivos florales policromados muy similares al los que repiten los otomanos en su cerámica y tapices, por lo que no cabe duda que es el enlace artístico de los mogoles en su camino hacia el Este, varios siglos después de pasar por Persia o Mesopotamia. Se vincula así, en cierto modo, con el arte bizantino que da protagonismo al Mediterráneo.

La ornamentación de la piedra, sin embargo, no es en bajorrelieve, como en la Cordoba omeya, sino en relieve, lo que implica labor de tallado y delicadeza, dado que los motivos quedan así mas expuestos y son mas frágiles.

El hammam es muy pobre comparado con los granadinos, sobre todo los de la Alhambra, que tienen unos quinientos años mas. Falta mucha luz y la policromía es apenas existente. El revestimiento cerámico sobresale por su ausencia, siendo sustituido por el estuco de marmolina, asombrosamente brillante e impermeable en modo similar. Pareciera un ajuste de tecnología que permite la filigrana y libertad del dibujo policromado y menor coste que el mosaico de azulejo.

El arco ojival presenta la excentricidad y dificultad técnica de la herradura, complicándose por ello en el alabeo de su arco y la transformación de su clave superior. Es menos esbelto que el renacentista europeo de la misma época pero es mas visstoso por su trazado mas complejo y curvado.

El primer patio que encuentro esta concebido bajo la filosofía islámica con fuente central que da referencia y riego a los parterres en que se divide.

Encuentro un lugar llamado Diwan i-Khas, que es transcripción del arabe…estancia de los importantes o notables. Es en suma un calco funcional del salón de embajadores de Medina Zahra en la Córdoba califal, que tiene casi un milenio de antelación lo que me resulta muy curioso. El mosaico de espejos que da filigrana a sus paredes, sin embargo pareciera una influencia versallesca de la potente Francia borbónica que le fue contemporánea.

El palacio del raja Singh, que ya pertenece a ampliaciones posteriores, es bastante mas pobre, lo que tal vez sea significado de decadencia de estas monarquías locales. Los revestimientos murales no son de estuco sino de mortero encalado, que ahora se encuentra invadido por el moho negro y muy deteriorado.

La visita es mucho mas breve que en Mehrangarh, porque el recinto así lo dispone. Es la primera vez que veo elefantes domésticos trabajando aunque sea como servicio de transporte.

Después de esta visita, proseguimos camino en la ruta hacia Agra y llegamos a un templo semiabandonado dedicado a Hanuman, el dios mono, donde los simios, campan a sus anchas a expensas de la comida que les ofrecen los visitantes. El lugar tiene cierto encanto y recogimiento, acoplado a un barranco en el que hay un nacimiento de agua en torno al cual, y sus saltos naturales, se organizan las edificaciones que allí se encuentran. Como  la mayor parte de lo que vamos encontrando hasta ahora, la suciedad y decadencia afloran a primera vista resultando a veces incomprensible dado el atractivo turístico de un país con tantos valores distintos culturales, de economía emergente, que le lleva a comprar deuda de países como el nuestro. No se aprecia organización en cuestiones básicas como el saneamiento, la calidad del aire, los ruidos…

Hacemos noche en Varathpur, donde se encuentra el parque nacional de Keoladeo, una importante reserva de aves a nivel nacional e internacional

19 de Octubre

Vamos de Barathpur hasta Agra. La carretera, autovía, tan caótica como ya es rutina. Nuestro conductor seguramente es primo hermano de San Cristóbal, porque se ha librado de varias, o es de pericia extrema. Considero un suicidio que un occidental se meta en estas carreteras con un vehículo de alquiler sin conductor. A la entrada de Agra, nos sorprende un atasco en un cruce a nivel, porque los vehículos ocupan los carriles a rebosar, en tres o cuatro filas que intentan pasar todos a la vez, hasta que alguien se decide a bajar de su coche y poner orden.

Llegamos a Agra, la ciudad del Taj Mahal y comprendo que todo el personal de limpieza, de toda la India se concentre en torno a ese monumento. El resto de la ciudad es un puro estercolero y caos de circulación mientras que el entorno monumental se encuentra cerrado al trafico y cercado por la policía. Mañana haré la visita. Los precios son extremadamente elevados para los extranjeros, a razón de un 800 por 100 respecto a los nacionales. No recuerdo que en España ocurra igual.

20 de Octubre: Taj Mahal

Me encuentro sentado en el mismo recinto del Taj Mahal, al pie de uno de sus minaretes de la fachada principal, sin comprender como la gente pasa por aquí deprisa, sin atención, hablando sin parar entre ellos… Yo sin embargo, me he quedado sin palabras, casi sin pensamiento. El vacío invade mi mente y el espíritu parece flotar por encima de mi, como sobrepasándome. Sin duda, quien construyó este armonioso conjunto arquitectónico supo crear algo de extrema belleza y profunda trascendencia.

Construido en mármol blanco es la expresión de amor de un hombre por una mujer, que sin duda debió ser sublime para provocar o inspirar tal creación. De hecho así dice su sobrenombre “Mumtaz”, que en árabe significa “excelente” . Esta es no solo la principal obra de la arquitectura islámica, de la India, sino que es considerada como el mas bello monumento del mundo.. Abstraído por su grandiosidad no puedo sino emocionarme ante esta obra en la que un hombre le declara amor eterno a la que ha sido su consorte y confidente.

La cúpula de bulbo es a la semiesférica lo que el arco de herradura al de medio punto, por su mayor elegancia y complejidad técnica de ejecución. Este enorme globo blanco es la manifestación arquitectónica mas parecida a la luna llena, metáfora principal en la poesía islámica para el rostro de amado. Es pues, figura poética construida en la mas fina piedra, tratada además con el más exquisito mimo en su tallado y manejo. Se me vienen a la mente versos como aquellos de “Vi la luna y el rostro amado, y fueron dos lunas ante mi mirada…”, “Dulce la noche que conquiste la luna, y las estrellas del cielo lo ignoraron”.

No conocía hasta ahora la taracea de piedra, donde las gemas se incrustan en el mármol haciendo dibujos de colores. Esto eleva hasta el sumum la labor artesanal del revestimiento cerámico o del estuco.

Sin duda es un lugar sagrado, el color, la luz y las formas así lo confirman.

Es la forma en que Shah Jahan dice “Mumtaz Mahal eres el centro de mi particular universo y dejo aquí prueba eterna de mi amor por ti”. Para ello se utilizan los elementos de la simbolista sagrada de la tradición universal. El prisma basal que conforma la estancia principal representa a la tierra, con el numero 4 que son los cuatro puntos cardinales del plano que le sustenta. Sobre el, se levanta la bóveda celeste, con la que tal vez sea la cúpula mas hermosa y compleja que hasta ahora se haya construido en piedra. Su linea vertical, da lugar a la proyección que une el cielo y la tierra formando con el plano horizontal una cruz de seis brazos.

Y justo en su centro, el punto de intersección, se encuentra la pequeña urna donde reposan los restos de aquella mujer que mereció el mas bello monumento del mundo. Este punto le hace centro del universo particular de aquel rey, un numero 7 que es sagrado para muchas de las culturas del mundo.

De modo similar, la forma triangular de la silueta, se refleja en los estanques adyacentes, al igual que lo hace el triangulo cuando forma la estrella de seis puntas… el triangulo cielo-hombre-tierra, completa el microcosmos que constituye el ser humano sobre la tierra.

Es un lugar para estar en silencio, para llenarse con la energía del tiempo que ha visto pasar este lugar, de la magnificencia de su paisaje abierto, de los espacios verdes, de los pájaros que por aquí campan libremente… y de la fuerza que posee un lugar donde se ha concentrado tanto amor que es pasado y futuro en aras de su perpetuidad. Resulta difícil decir algo más.

En una de las salidas a la puerta del hotel en esta mañana, uno de los niños de la calle se vino hacia mi gritando “Pauli, Pauli…” por lo que pensé que preguntaba por Paula. Así que le indicaba que no era yo. Cuando llego hasta mi, me toco diciendo  “Tú eres Pauli“.

Tenia el sol encendido en su sonrisa y unos grandes ojos de brillante azabache.  De tamaño mediano y un poco contrahecho, su camisa delataba que aun le faltaba un doble de cuerpo para llenarla. La simpatía que derramaba y la facilidad para pronunciar correctamente las pocas palabras que escuchaba de nuestro español nos hicieron conectar rápidamente.

El hotel se encuentra en una bocacalle sin asfaltar, muy cerca del complejo que accede al Taj Mahal, por lo que allí son muy frecuentes los turistas. Al acecho, permanece siempre un retén de chiquillos y muchachos a la espera de ofrecer los servicios mas variopintos que les permitan sacar algunas rupias, venden postales, pulseras, replicas del monumento, transportan en bicicleta o motocar, que aquí se llama moto rickshaw.

El nombre que me dijo tener “Vicky” parecía corresponderse bien con la extrema fragilidad que su cuerpo aparentaba. Entre ellos, juegan, ríen, compiten y se pelean, sobre todo cuando se cruzan intereses de por medio en los que casi siempre somos protagonistas algún extranjero.

Su facilidad para el idioma  y mi sorprendente inglés ha permitido que pudiésemos charlar e ir manteniendo la conversación. Me dijo que tenia doce años y que su padre se dedicaba al transporte de peatones en bicicleta, con lo que podía aportar a casa entre cincuenta y cien rupias diarias, lo que viene a ser entre 0.9 y 1.8 euros aproximadamente.

Cuando le pregunte la razón por la que no se encontraba en la escuela, me dijo que no podía ir porque era muy cara. Así que se dedica a vender postales y baratijas que consigue no se bien como. Y entre bromas y risas fuimos pasando el tiempo.

Cuando salí para ir a dar una vuelta a la ciudad y comer, le dije que se viniera conmigo y accedió , pero al ver que me dirigía en dirección al monumento, rehuso la invitación. Al preguntarle la razón, me dijo que allí había mucha policía y que al verle conmigo le detendrían, supongo que podrían imaginar que me estaba molestando o que pudiese pretender engañarme. Así que le he dado un poco de dinero para que comiese o se comprase algo. Al ver que yo no le pedía contraprestación con su mercancía me ha dicho “Tu my friend”

Al encontrar a Paula surgió la conversación en torno a los niños y me he enterado que uno de ellos se reía al ver que me llamaban “Puli”…entonces, entendí el por qué de “Pauli”.

No hemos dejado el hotel a la hora normal porque habíamos de tomar el tren a las 23.30 horas con destino a Vanarasi. Asi, paso las ultimas horas de la espera sentado en la puerta del hotel hablando con estos chicos.

Uno de ellos, echa mano al bolsillo de Vicky y le saca la cartera descubriendo las cuarenta rupias que yo le había dado, y seguidamente le da un cogotazo. Supongo que de no haber estado yo delante, se las hubiese quitado. Por ello, y también queriendo evitar que se lo gaste en otra cosa, le incito a que lo lleve a su casa y se lo entregue a su madre, Así lo hace y en vista de ello, al emprender el camino, le doy algo mas para que puedan comer dos o tres días. El, agradecido, me insiste en que no me vaya y que volverá rápidamente para estar conmigo.

No esta bien dar dinero a los niños, ni tampoco comprarles mercadería. Ello les hace objeto de posible explotación por los mayores y para ellos es también un aliciente que les lleva a rehusar la escolarización Vivir con 50 rupias al día, debe tener un nombre muy próximo a supervivencia. No conozco el sistema educativo de este país, no se si existe escolarización obligatoria, gratuita, las posibilidades para los niños de familias pobres…lo que veo en la calle no parece dar opción a ello. El niño me ha ensenado su tarjeta de identidad escolar. Sin embargo, me dice que la escuela es muy cara, unas 3000 rupias al año, lo que viene a ser unas 200 al mes. Teniendo en cuenta que las familias tienen varios hijos, y los gastos adicionales que el colegio conlleva, entiendo que esto sea gravoso y difícilmente sostenible por una familia pobre. Ahora recuerdo que uno de los empleados que pasaban todo el día en el alojamiento de Jaiselmer, me dijo ganar 2000 rupias al mes, lo que viene a ser el equivalente a 1 euro diario. Entiendo ahora por que 20 rupias para uno de estos niños pueda provocar tal dilatación en sus pupilas.

Ver como se agrandan los bonitos ojos de estos críos es el motivo por los que les doy algo de dinero, sabiendo sobradamente que no es solución para el problema, si bien tal vez pueda remediar el hambre de su casa al menos un solo día.

En cierto modo, también me parece obsceno que vengamos aquí, con nuestra posición económica pudiendo acceder a cuanto se nos antoja prácticamente El precio de 750 rupias que vale la entrada al monumento, sacia la necesidad de una familia durante quince días y bajo este esquema, me parece otro de los excesos. Desconozco a que dedica ese dinero el gobierno de la nación. Sería deseable que esta riqueza contribuyese a mejorar las condiciones de vida de sus conciudadanos más próximos. Este si que seria el fin ultimo del monumento al amor mas hermoso construido en toda la historia.

Me resulta difícilmente entendible tanta y tanta pobreza, tanta contaminación, tanta suciedad, tal nivel de desorganización, de apatía social… en un país militarizado intensamente y que dispone de tecnología nuclear.

La excusa del expolio a manos de potencias coloniales, como se puede apreciar en otros países, no tiene cabida aquí dado el tamaño del país, sus enormes campos de cultivo, y los casi cien años que ya hace desde que los últimos europeos abandonasen el dominio de esta tierra. Es incluso posible que tengan que agradecer a los ingleses el legado que estos dejaron en cuanto a sistema de organización y administración de un territorio.

El día ha finalizado con nuestro transporte hasta la estación de ferrocarril a bordo de sendos  motocarros. Antes de marcharme, el chiquillo me ha dicho “forget me” lo que he entendido como un “no me olvides” dado el aspecto de su mirada. Ya en la moto, ha saltado a la mía para acompañarnos. Con la agilidad de un gato pequeño, pasaba de un lado a otro para hablar conmigo o hablar con el chico que conducía este carromato motorizado. Entre los cuatro que libamos se ha montado un convoy lineal corriendo endiabladamente por las calles de Agra, entremetidos en este trafico endiablado. Ya en la estación, la despedida final con foto.

El viaje en tren o por carretera son transectos lineales al más puro sentido estadístico que permiten hacer una aproximación fiable a la situación de un país. A veces, intento imaginarme la tragedia personal de estos seres, que se aferran desesperadamente a cualquier atisbo de ayuda para obtener el sustento. Desde quien simplemente opta por pedir, a transportistas, vendedores, charlatanes, mercaderes o incluso aquellos que roban.

21 de Octubre

Trece horas en tren desde Agra a Varanasi para recorrer unos ochocientos kilómetros…y siete horas en la ciudad, para encontrar hotel, a bordo de un taxi… Algo indecible, es lo que tiene viajar en aventura… estoy muertesito.

22 de Octubre

Varanasi, con sus casi tres millones oficiales de habitantes, es el caos concentrado que viera en Delhi, multiplicado por cinco, dadas las menores dimensiones de la ciudad, de sus calles que no avenidas. En cada uno de los carriles que van en cada sentido, discurren entre ocho y diez filas de vehículos donde puedes encontrar coches modernos, coches viejos, coches muy viejos, coches reviejos, coches, requeteviejos, motos nuevas, cuasi motos, motocarros, más motocarros, bicicletas, rickshaws de bicicleta, carros empujados a mano, carros tirados por bicicleta, carros tirados por búfalos, carros de tracción con un dromedario, gente caminando…..y alguna que otra procesión funeraria. Todo discurriendo en ambos sentidos, en una anchura no superior a quince metros. Y como no, pitidos y mas pitidos de los claxon y bocinas de todo artilugio que se precie o pretenda conseguir paso.

Esta mañana, salí a dar una vuelta y me encontré con la orilla del río Ganges al lado de mi alojamiento. Amanecía entre tanto y el río, asomando entre la bruma y con un intenso disco solar anaranjado que se abría paso entre la misma, parecía un brazo de mar donde el horizonte se desdibujaba para hacerse difícilmente perceptible.

Esta ciudad bebe del Ganges, el rio de la muerte, y de la vida por ende. El rio sagrado de la India.
Si las montañas en el techo del mundo son el reducto espiritual del budismo, el Ganges es su homologo para el hinduismo. Sus aguas que nacen en aquellas montañas, traen la vida aguas abajo y la reparten entre sus campos y ciudades donde se cultiva, se vive y también se muere. Y Varanasi (también conocida como Benarés) es la ciudad donde el hinduismo le rinde culto entregando los cuerpos a sus aguas en afán de poner fin a la transmutación de las almas.

Toda la orilla del río que baña la ciudad es un continuo muelle escalonado que permite el contacto de los hombres y mujeres con estas aguas, los santuarios o Ghats se reparten así a lo largo de ella posibilitando el acceso a las mismas para los rituales que aquí se desarrollan. Desde el simple baño para beneficio del cuerpo hasta la inmersión de los cuerpos calcinados como liberación del alma.

No he visto como aquí tanta y tanta criatura vinculada a la espiritualidad hindú. Los transportes públicos están llenos de gente que va y viene al río para alguno de estos menesteres del cuerpo o del alma. Ni siquiera Pushkar, que viene a ser una pequeña sucursal de este proceso en torno al agua sagrada.

La linealidad de los ríos emula la misma linea vertical que en las bóvedas de los templos une el cielo con la tierra, y equivale también a la simbologia de la espada, la lanza, la serpiente o el árbol de la vida. En este caso particular, las aguas proceden del techo del mundo y su curso es uno de los mas importantes del Planeta, particularmente el mas caudaloso de este subcontinente que es la India y el que mas vinculo tiene con su población humana.

Todos los barrios próximos al río, guardan cientos de casas de oración o dedicados a la mística y son frecuentados no solo por nativos, sino sorprendentemente por gran cantidad de extranjeros a los que no es difícil reconocer su aspecto y su orientación espiritual en este sentido. Los cánticos y sesiones de oración se escuchan con mucha frecuencia y en ocasiones no pierden continuidad al rebasar una esquina cambiando de calle.

El espacio abierto que da el río, su unión con el horizonte, los  neutros colores, las barcas sosegadas, los templos, las miles de personas…..son otro de los escenarios abrumadores de este sorprendente país tan lleno de vida, de muerte, de contrastes y contradicciones, a veces en oposición. Hoy he podido conocer el aspecto opulento de esta ciudad de la muerte, donde un simple te es inalcanzable para el común de los habitantes de esta ciudad, de este país.

23 de Octubre

Todo el día en la carretera para llegar desde Varanasi hasta Parnasi, en el Parque Nacional de Bandhavavgarh, el territorio con mas densidad de tigre en el mundo. Sin conexión ni teléfono. Escribo esto días después al llegar a Kahurajo.

24 y 25  de Octubre

Me encuentro en Bandhavgarh, un lugar mítico de la selva india donde se reserva actualmente la mayor cosmología del tigre de Bengala en estado salvaje. Es lo mas parecido a la selva virgen de Kipling en cuyo libro describiera la vida del niño salvaje y su mundo con los animales. Ahora, que he recorrido el Rajastán acierto a comprender el por que del nombre que el escritor puso al tigre. Su apelativo Khan es una analogía perversa con lo mogol, el invasor foráneo que sometió a estas tierras a principios de la Edad Moderna del que solo la liberaron, en cierto modo, los colonizadores ingleses hacia finales del s. XVIII.

Este bosque presenta bastantes diferencias con el visto en Ranthambore. Aquel debe sus caracteristicas mesógenas a la altitud que coge la montaña y no dejan de encontrarse los marcadores espinosos que genera la aridez propia del cercano desierto y su entorno de sabana.
Aquí, en la región de Mahdya Pradesh el entorno manifiesta una influencia mas húmeda que desconozco si procede de la cercanía tropical, de la acción de vientos oceánicos o simplemente de la distinta longitud geográfica.

No soy capaz de identificar ninguna de las especies de árboles, ni siquiera a nivel de género, salvo algunos Ficus y una Bauhinia, el árbol de las orquídeas. En estos bosques, la densidad arbórea es muy superior a la que he encontrado hasta ahora en ningún otro punto del país. La altura y dimensiones de los arboles es menor de lo que esperaba, imaginando que aquí encontraría los típicos portes, de grandes arboles de pluvisilva. Sin embargo, el sotobosque es denso, donde puedo reconocer las formaciones de bambú.

Bandhavgarh es en cierto modo parecido a Ranthambore, pues en sus 45.000 has de superficie incluye una pequeña meseta elevada de roca arenisca donde también se encuentra una antigua fortificación militar. A su alrededor, se extienden llanuras y perfiles alomados en cuyos bajos se conforman pequeños encharcamientos y lagunas que presentan aspecto pantanoso, cubierto por gramíneas altas. De este modo, se generan espacios abiertos que dan luz al paisaje y le hacen mas adecuado para la observación animal. Por ello y por la densidad de animales que hay, se ha convertido en uno de los principales santuarios para el tigre de la India.

Esta tarde he hecho mi primera incursión en esta selva a bordo de un todoterreno descubierto. La primera sensación es la de viajar al libro de Kipling y no solo por la densidad boscosa, sino también por las aldeas que le rodean, las chozas, los niños cuidando el ganado…Sus campos y ganados muestran un nivel de integración en el medio distinto y mejor que el visto hasta ahora en los ya largos y numerosos recorridos por tren o carretera en este territorio.

Y por fin, he podido ver la diversidad de aves que esperaba. Era aun una tarea pendiente que echaba en falta, pues, con un territorio de tal extensión y superficie agraria o forestal era de esperar un gran nivel de ornitofauna.

Ibis, abejarucos, pavo real, gallo salvaje, águila pescadora, cotorras, carracas, arrendajos, cálaos, ratoneros, corneja cenicienta…y otros muchos que no conozco.

También son numerosos los ciervos y en exceso, los monos.

El reinado de estos lugares se comparte entre el oso, el leopardo y el tigre, que es el gran regidor de estos bosques y montes.

Es fácil segun cuentan, avistar tigres en esta zona, aunque dado el lugar, discrepo algo de este criterio. Es cierto que la cantidad de rastros que se encuentran evidencian su abundancia, pero la densidad vegetal y el carácter del animal le hacen poco visible. Yo he logrado ver uno que se nos cruzo por la carretera al alba, y pudimos tenerlo iluminado con los focos del vehículo a unos diez metros de distancia durante un par de minutos. Era un ejemplar joven de mediano tamaño. Por la tarde, el conductor logró ver a otro entre la maleza, estaba más cercano, pero oculto entre bambú y solo se le adivinaban la silueta al ver sus ojos y algunas de las marcas rayadas de su pelaje. Mientras le observamos agazapado, pasan dos paisanos del lugar a pie, empujando sendas bicicletas. Es un signo de armonía con la presencia de tigres salvajes que me deja anonadado.

26 de Octubre

Salimos desde Khajuraho en avión hasta Delhi adonde llego a las seis de la tarde. En las inmediaciones del hotel me encuentro un mundo de inmundicia y una inmensa aglomeración humana que protagoniza la versión Bollywood de las fallas valencianas. Nunca había visto tanta pólvora festiva correr por cielos y tierra.

27 de Octubre

Empleo toda la mañana en ir a la Estación de Ferrocarril donde partió el tren a Jaiselmer para poner una denuncia por el hurto de la cámara fotográfica. Llevaba la denuncia escrita en ingles con el texto que me ha redactado Pedro, que se maneja bien en ese idioma. En la estación de policía, me la han cambiado para poner que ha sido perdida en lugar de robo. No ha servido de nada que protestase y no me han dejado salir sin firmar el registro de la denuncia. Sera difícil que así pueda cobrar la indemnización del seguro.

28 de Octubre

Continuo en Delhi, aunque ya se ha pasado la fiesta, aún siguen volando los petardos y otros derivados de la artesanía de la pólvora. He pasado casi toda la mañana con Pedro y Ali recorriendo las tiendas del Main Bazar. Ha resultado muy agradable.

Esto ha terminado y en la madrugada tomamos el avión de regreso a Madrid.

Texto: Antonio Pulido Pastor
Bushara Ong
Fotos: Pedro Jiménez y Alicia Montano