A mis 21 años, nunca había viajado solo. Sí, había cogido varias veces un avión, un barco, un tren, un autobús y un coche sin ningún acompañante, pero esta era la primera vez que nadie…